miércoles, 31 de octubre de 2012

Capítulo 7


Rhaenys

            ¡Qué feliz era! Había sido una mañana preciosa y Aegon… ¡oh Aegon!...aún recordaba sus ojos, su sonrisa, su cuerpo envolviéndola, y sus labios, suaves y ardientes. Suspiró y terminó de cepillarse el pelo. Se miró al espejo, lucía esplendida, quería que él la viese hermosa.


            Terminó de arreglarse y se dispuso a bajar para la cena. Su rostro se ensombreció. Aegon ya estaría esperándola y le diría que tal habían ido las cosas con Visenya… Pobre Visenya, lo lamentaba mucho por ella, pero ¿Cómo podía haber previsto que se enamoraría? Jamás una simple sonrisa la había hecho estremecerse hasta lo más hondo de su ser.

            Llegó al comedor, y se sentó en la mesa. Aún no había llegado. Pasó un rato y no llegó, así que ordeno a los mozos que le sirvieran la cena. Seguramente estaría demasiado afectado para bajar a cenar. No importaba, ya habría tiempo de hablar mañana.

            Terminó la suculenta cena de cordero asado y decidió dar una vuelta por el jardín interior del castillo. Hacía una noche espléndida. El jardín estaba solitario y oscuro, y las estrellas eran aún más resplandecientes en ese pequeño trozo de cielo.

            Paseó durante un rato, y  decidió subir a acostarse. Se sentía un poco cansada. Se disponía a subir a su torre cuando tropezó de improviso con Ser Orys en un recodo del pasillo.

-    ¡Ser Orys! – dijo sobresaltada – Me has asustado – dijo llevándose una mano al pecho.

-   Discúlpeme, mi señora– dijo haciendo una pequeña reverencia – Buenas noches mi señora – Dijo de nuevo haciendo una reverencia y marchándose.

            Terminó de subir a su torre, y entró en su alcoba. Estaba oscura, así que encendió las velas de su mesa, y abrió el balcón, para que entrase la brisa del mar. Había un trozo de pergamino en el suelo, al lado de la puerta. Lo cogió y lo leyó. Era de Aegon, le decía que si podía acudir urgentemente a su alcoba, que debía hablar con ella.

            ¿Qué ocurriría? Salió apresuradamente y recorrió el camino de una forma atropellada. Llegó hasta la puerta de su hermano, resollando. Llamó a la puerta, pero vio que estaba entreabierta, así que entró.

-   ¿Aegon? – dijo entrando. La habitación estaba oscura. No veía nada - ¿Aegon? – llamó de nuevo.

         Se dirigió a los ventanales y descorrió las cortinas. La luz de la luna los iluminó. Se agarró a las cortinas para no caerse. Aegon y Visenya yacían desnudos en la cama, dormidos y abrazados. No podía respirar. Los ojos se le llenaron de lágrimas. ¡Esto no podía estar pasando!

            Corrió, corrió y corrió fuera de allí. Casi se cae de las escaleras al colocar mal el pie en un escalón desgastado. ¡No podía ser! ¡No podía ser! ¡Qué estúpida había sido! ¡La había engañado! Por supuesto que eran amantes ¿Cómo no podía haberse dado cuenta? Visenya era irresistible para cualquier hombre, ¿Por qué iba a ser distinto su hermano? ¡Malnacido! ¡Él y ella y TODOS! ¡No debería haber vuelto! ¡Pero no iba a permitir más humillación! Giró hacia la izquierda y subió corriendo la larga y estrecha escalinata de piedra, esculpida en la montaña. Meraxes la recibió con un rugido.

9 comentarios:

  1. guauu. que cayo guarra Visenya. Ke bien lo ha organizado todo. Esto se pone emocionante, me parece van a sacar una Rhaenis que hay escondida. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jeje La tía lo tenía todo bien previsto xD jajaj

      Eliminar
  2. Que guarra la visenya durmio al otro y luego se acosto con é ljaajajja me parece que Rhaenis no se va a para quieta besos a las dos soy mayte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja :) Creíais que era veneno, pero no, eran somníferos :)

      Eliminar
    2. jaajjjaajaj si si una buena dosis jaajajajaj

      Eliminar
  3. Ahhhhhh como pudo ser capaz jaja ok tenía que hacer algo así de otra forma jamás conseguiría impedir el matrimonio, que horror espero se arreglen las cosas que Visenya me cae requete mal, pobre Rhaenys que dolor debe estar sintiendo y ni hablar del ingenuo Aegon, a ver como sale de esta, gracias Kahlan, genial trama, estoy emocionada. ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. muchas gracias wapa :) / Visenya se lo jugaba todo y lo arriesgó todo :)Veremos las reacciones de los 3 en el próximo capi :)

      Eliminar
  4. ¡Pobre Rhaenys! Menuda estrategia malvada ha urdido la Visenya, si es que era lo único que podía hacer ya para estropearlo todo y recuperar el control... A ver ahora cómo continua la historia, me tiene totalmente intrigada!!

    Gracias Kahlan por otra entrega!! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. muchas gracias wapa :) jeje Visenya no podía permitir que Rhaenys le estropease la boda, así que...jajaj...

      Eliminar