viernes, 19 de octubre de 2012

Capítulo 4


Aegon

            ¡¿Qué había hecho?! No podía haberse resistido a posar sus labios sobre los de ella…Su pequeña hermanita, ya no era para nada “pequeñita”, era toda una mujer. Cuando la vio bajar del dragón había sido como una aparición. Alta, esbelta, delgada y bellísima. El corazón le dio un vuelco cuando la abrazó. No pudo  apartar los ojos de ella durante toda la noche…


           Había sentido la mirada desaprobadora de Visenya y su enfado cuando se marchó airada de la fiesta. ¿Pero qué podía hacer él? ¡No podía evitar lo que sentía! ¡Qué locura! No le extrañaba que la mitad de los Targaryen hubieran estado locos si se presentaban esas hermanas.

            Dentro de tres días tenía la boda con Visenya, pero ya nada era igual. Anhelaba pasar tiempo con Rhaenys, conversaban durante los desayunos, las comidas, las cenas, al amanecer, por la tarde; todo el tiempo libre que tenía lo pasaba con ella. No había vuelto a besarla, pero anhelaba hacerlo, y sentía que ella también lo deseaba.

            Casi no había visto a Visenya desde aquella noche. Era raro pensar en ella ahora, con Rhaenys a su lado, Visenya desaparecía de su mente. Creía haber estado enamorado de ella, pero no supo lo que era el amor hasta que Rhaenys llegó de nuevo a su vida. ¿Era amor? ¿O solo era un capricho pasajero? ¡Estaba hecho un lío!

            Se levantó por fin de la cama, debía hablar con las dos, decidió. Le diría a Rhaenys…sí, le diría que lo suyo no podía ser, el tenía un deber que debía cumplir y era casarse con Visenya. No podía decirle a una mujer que se casara con él y después dejarla plantada en el altar. No. Era un hombre honorable. Esperaba que Rhaenys no sufriese, no quería hacerle daño, por ello debía aclarar las cosas cuanto antes.

            Tras desayunar, le dijo a Rhaenys que deseaba hablar con ella. Cada uno en un caballo, viajaron hacia una zona alejada del castillo, para hablar con tranquilidad. Llegaron a un pequeño lago, rodeado por un frondoso bosque. Colocaron sus capas en la hierba y se sentaron sobre ellas, a la orilla del lago.



- Rhaenys… - dijo con la voz ronca - …esto…nosotros…no podemos seguir con esto – ya está, ya lo había dicho.

 Lo sé – dijo bajando la mirada – Lo siento…no quería interponerme entre vosotros dos, de verdad, no era mi intención para nada, solo que… - dejó de hablar.

- ¿Qué? – dijo posando sus manos sobre las de ella.

- No sabía que me sentiría así por ti – Lo miró directamente. Sus ojos era cálidos y sensuales, azules con unas vetas verdes.

            No pudo evitarlo de nuevo, no pudo, la besó, la besó como no había besado a nadie. Esta vez no fue un simple roce de labios. Ella se retiró sorprendida, inhalando aire de forma fatigada, pero solo para humedecerse los labios. Él volvió a besarla alentado. Sus manos recorrían su espalda, mientras ella posaba sus manos sobre su cuello. Dejó de besarla y la abrazó con fuerza.

- Rhaenys – susurró – no puedo dejarte ir…, no puedo… - volvió a besarla.

- Yo…tampoco…- logró articular ella.

            Sujetó su cara entre las manos. ¡Honor! Para que quería el honor, sino la podía tener a ella.

- Quédate, entonces quédate – dijo colocando un mechón de su cabello tras la oreja.
       
      - Pero Visenya… - ella bajó de nuevo la mirada.
      
     - ¡No la quiero! No puedo decir que no sienta nada por ella, pero hasta que llegaste a mí, no supe lo que era el amor, no supe que entre una mujer y un hombre había algo más que la pasión, no supe lo que es no poder comer porque tienes un nudo en la garganta... – Era cierto, nunca se había sentido igual.

    - Oh, Aegon… - dijo ella suspirando. Le cogió suavemente sus manos y las apretó junto a su pecho – me quedaré, pero debes hablar de inmediato con Visenya. Se que ella te quiere muchísimo y no quiero que cometa una locura, sigue siendo nuestra hermana.

    - Hablaré con ella esta tarde, te lo prometo - ¿te casarás conmigo entonces?- Le sonrió.

    - Sí - dijo ella riendo a su vez.

            Pasearon durante toda la mañana. Fue la mejor mañana de su vida. Pero ahora ésta se consumía, y la tarde se avecinaba mucho más sombría. Se despidieron al llegar al castillo, y le prometió ir a verla cuando hubiese hablado con Visenya. No podía comer con ella, debía hablar de nuevo con los emisarios de Volantis que habían llegado en el mimo barco de su hermana.

            Volantis entraría definitivamente en guerra. Le habían pedido que se aliara con ellos en una guerra contra Las Ciudades Libres, pero por mucho que deseara entrar en batalla, no podía hacerlo, Argilac, el Rey Tormenta, era aliado de Las Ciudades Libres, y entrar en guerra significaría que estaba en guerra también con él, y con todos los Stark del norte de Poniente. Aún no era el momento de alzar los estandartes, bastante tenía con lo que sucedía entre sus muros, como para preocuparse por Volantis.

            Se marcharon airados cuando les comunicó su decisión y le prometieron que lo pagaría caro. Ja. Que se atreviesen a toserle y serían cena de su dragón. Eran las 3 de la tarde, Visenya estaría descansando, hablaría con ella un poco más tarde.

8 comentarios:

  1. Vaya, jaja me alegra que sienta eso por Rhaenys, es mejor para él, es que Visenya es muy mala, está feo que cancele el matrimonio pero mejor ahora que nunca, muy romántico el encuentro de Aegon y su cof cof hermana jaja, no quiero ni imaginar que hará Visenya los va a matar, espero con ansias esa conversación.
    Pues parece que viene la guerra, espero que no, seguiré esperando jaja...

    Gracias Kahlan, la historia me tiene muy emocionada, un abrazo. ^^

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias!!! de verdad no sabes la satisfacción que me da que te vaya gustando la historia jeje. Aegon anda perdidamente enamorado jeje...Visenya...ay Visenya...¿como reaccionará? jeje

    War is coming...jeje

    ResponderEliminar
  3. Visenya es un cacho perro, jajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaj en lugar de una dragona es una lagarta xD

      Eliminar
  4. Otro buen capítulo que nos deja con la miel en los labios :P Ay, ¿qué pasará ahora? Me encanta Rhaenys, aunque todo hay que decirlo, hay que ver lo rápido que se enamoran estos dos, jajajaja :) Eso sí, Visenya no se va a quedar con los brazos cruzados... War is coming!

    Un beso Kahlan! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. amor a primera vista jaja Ha sido todo un poco precipitado, pero ha sido todo un cambio para Aegon, esta nueva Rhaenys frente a la relación que tiene con Visenya :) Gracias por comentar :)

      Eliminar
  5. Ay que este Aegon que la va a liar muy parda. Te diré que me he hecho hasta palomitas. #MuyFan

    Cristina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. juas ¿en serio? jajaja #HappyEscritoraDeFanfic

      Eliminar