domingo, 2 de junio de 2013

Capítulo 29

Visenya

            La ceremonia estaba siendo lenta y pesada.  Las malditas bodas ponientis eran un auténtico aburrimiento. Bueno, en realidad todas las bodas lo eran. Se tapó la boca con la mano intentando disimular el bostezo.

            Hacía dos días desde que Bastión de Tormentas se rindiera. Aegon había enviado una respuesta a la carta enviada por Orys. Le daba su permiso para seguir con la boda. Además, había accedido a la petición de los Señores de la Tormenta: que la boda fuera por el rito de Los Siete. De inmediato se dispuso todo para la boda de Orys. De este modo, la Casa Baratheon tomaba ahora el emblema, el Lema y las Tierras de los Durrendon.


            En ese momento, en el altar, Orys y Argella recitaban el juramento a los Siete:

-  Padre, Herrero, Guerrero, Madre, Doncella, Vieja, Desconocido... Soy suyo (a) y ella (él) es mía (o), desde hoy hasta el día en que muera.

            Orys se acerco lentamente a Argella y con delicadeza posó sus labios contra los de ella. Visenya enarcó una ceja. Orys nunca se había comportado así de delicado con ella. La estancia irrumpió en aplausos a la “feliz” pareja. Vaya pantomima de boda, pensó. Y que hipócritas eran todos. Sólo hace dos días, aquellos que aplaudían ahora a Argella, estaban desnudándola para entregársela a ellos.

            Orys le ofreció el brazo a Argella, y ella con una tímida y breve sonrisa se agarró a él. Las grandes puertas del Salón Principal se abrieron y Visenya y Rhaenys, seguidas de los recién casados y de todos los demás invitados, entraron en el salón.

            El banquete era más suculento de lo que esperaba. Sus estimaciones en cuanto a las provisiones de Bastión de Tormentas habían sido pequeñas. Sin embargo Visenya no comía. Se limitaba a mirar hacia todos lados. Orys interrumpió sus pensamientos.

- Mi señora, ¿no disfrutáis del banquete? – le dijo Orys con una sonrisa.
- Estoy esperando – contestó, entrelazando las manos sobre la mesa.
- ¿Esperando a qué? – dijo Orys confuso. Rhaenys, a su lado, también la miró con curiosidad.
- A que muráis todos – Se hizo el silencio en todo el salón. Todas las miradas se dirigían hacia ella. Visenya se inclinó hacia delante – Nunca comas en la mesa del enemigo – dijo susurrando.
- Mi señora, la comida no está envenenada – dijo Lord Wensington con cara de autosuficiencia – Todos la estamos disfrutando. – Visenya apretó la mandíbula contrariada “¿Como se atreve a hablarme este pedazo de carne con patas?” – pensó.
- Ya veo... (continuó en Valyrio)...habéis comido tanto que temo que os explote esa enorme barriga.

            Sus hombres prorrumpieron en carcajadas. Sin embargo, Orys y Rhaenys no reían; al igual que los ponientis, que no habían entendido ni una palabra. Lord Wensington se había ruborizado y miraba con cara de pocos amigos.

- Creo que nuestros anfitriones no hablan Valyrio – le dijo Orys enfadado. Argella los miraba con una expresión sombría.
Valyrio muño engo ñuhys issa... (“El Valyrio es mi lengua materna”) – continuó en la lengua común - ¿por qué no debería hablarlo?
- Por respeto – dijo Orys cada vez más enfadado.
 Respeto – dijo la palabra como si la escupiera. Se recostó en la silla. – El respeto se gana, no se compra – dijo mirando a Argella. Esta palideció.

            El banquete siguió sin más incidentes. Visenya seguía sin comer. Orys no paraba de lanzar miradas tiernas a la estúpida de Argella. Tenía ganas de vomitar ante semejante espectáculo sentimentaloide.

- ¡Hora del encamamiento! – dijo un hombre.
- ¡Sí!! – gritaron muchos más. Argella lanzó una mirada asustada a los presentes.
- No habrá encamamiento – dijo Orys con voz autoritaria - Nadie volverá a arrancarle la ropa a mi esposa. - Los presentes enmudecieron y Rhaenys sonrió.

            Argella miró sorprendida a Orys Él la tranquilizó con una sonrisa y una leve caricia en el brazo. Visenya notó una punzada en el estómago. ¿Pero qué demonios le pasa a Orys? Frunció el ceño.

- Ahora si nos disculpáis – Orys se levantó y le ofreció la mano a Argella. Esta la aceptó con timidez – Nuestra noche de bodas nos espera.
- Hacen buena pareja – le dijo Rhaenys. A Visenya no se lo parecía.

            Los invitados se habían marchado del salón. Sólo quedaba Visenya. No se sentía con ganas de dormir. Bastión no le gustaba. No quería cerrar un ojo mientras estuviera dentro de aquellos muros. Unas pisadas resonaron en el pasillo. Soltó la copa de vino y asió un cuchillo de cortar la carne. Orys apareció en el umbral de la puerta.

-   ¿Orys? – Él se limitó a entrar sin contestarle. Llevaba puesto los pantalones y una bata abierta que dejaba al descubierto su escultural torso.
- ¿Qué estás haciendo aquí? – siguió preguntándole Visenya. Dejó el cuchillo sobre la mesa.
- Sólo he venido a por un poco de vino - Visenya cerró la puerta del salón.
- ¿Sólo? – dijo aproximándose a él y acariciándole el pecho.
 Basta – dijo apartándose de ella.
- ¿Qué pasa? – dijo confundida.
- Ahora estoy casado.
- ¿Qué importa? – dijo ella mordiéndose el labio.
- Estoy casado y le seré fiel a mi esposa.
- ¡¿Qué?! – dijo Visenya con los brazos en jarras - ¿Se puede saber qué demonios te pasa?
 Pasa, que esto – dijo abarcando el salón con los brazos – es lo mejor que me ha pasado nunca. Y no quiero estropearlo.
- ¿Me estás rechazando?
- Sí – Visenya sintió como si le hubieran golpeado en el estómago.
- ¿Prefieres a esa mocosa antes que a mí? – Orys no contestó. Visenya se acercó a él y lo empujó.
- ¡Contéstame!
- Se acabó Visenya. Los hemos pasado bien, pero ahora necesito que las cosas por aquí estén tranquilas – Visenya cogió el cuchillo y se lo puso en la garganta. Orys se quedó muy quieto.
- ¡Tú no me dejas a mí!¡ Te dejo yo! Maldito bastardo. ¿Crees que si no fueras el error de una noche de mi padre estarías aquí hablando conmigo ahora? Con ese ego de señor de Bastión. No... estarías pudriéndote en el puto islote en el que naciste. Siendo un don nadie. – Soltó el cuchillo sobre la mesa. - Que disfrutes de tu matrimonio. Cuando estés cansado de tu virgen no vengas a intentar meterme tu polla otra vez – dijo agarrándole la entrepierna. – Y recuerda esto... Nadie juega con un dragón sin quemarse.

            Visenya se dio la vuelta y salió de la estancia mientras decía... "Bastardos. Deberían matarlos a todos".

19 comentarios:

  1. Bueno, fruncimientos y mordidas, esto ha sido antológico XD

    Ya en serio, Visenya da mucho miedo, y ahora que Orys se ha casado con otra, más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. juas juas A Visenya se le va la cabeza cada vez más jajaja No poder controlar todo la pone de los nervios xD

      Gracias por comentar ^^

      Eliminar
  2. No me extraña que se enfade.
    Lo único que quería de Aegon era ser reina, nunca le quiso como algo más, pero quiere a Orys (aunque sea de una manera extraña y retorcida).
    ¿Y ahora él se a casado con esa niñita y pasa de ella?
    Aquí va ha arder Troya...bueno, va ha arder Bastión de Tormentas.
    ¡Odio a Argella con toda mi alma!
    Orys podía haber tenido Batión de Tormentas sin necesidad de casarse con Argella. Si se lo hubiese pedido a Visenya, ella habría cogido a todos esos imbéciles y se los habría dado de comer a Vhagar solo para conseguirle el castillo, estoy segura.
    No puedo esperar al siguiente capítulo!!
    Cada vez se pone más interesante :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por comentar ^^

      Visenya se lo ha tomado mal si jaja. Orys ha visto todo al alcance de la mano, sin derramar sangre y lo ha aceptado. Además...tampoco le hace ascos a su nueva esposa xD

      Eliminar
    2. Sigue sin parecerme bien que le haga eso.
      Y no sé porqué en este momento Visenya me recuerda a Cersei, por lo de, "(...)until there comes another (...) and take all that you hold dear"
      Estoy cabreada con Orys!

      Eliminar
    3. xD La verdad es que Orys ha pasado de ella cuando le ha convenido...pero seguro que ella hubiera hecho lo mismo xD No tiene problemas en coquetear con cualquiera xD

      Eliminar
    4. Una cosa es coquetear con alguien y otra cosa es casarse con alguien!
      Me va dar un ataque al corazón!

      Eliminar
  3. jajaajajjaa que bueno que se fastide la visenya ajajajaj que bien le cayo ajjajaj soy mayte gran capitulo como me he reído

    ResponderEliminar
  4. Leí el capítulo esta mañana pero no pude comentarte... hasta ahora xD

    Ay Visenya, cómo se le notan los celos... ella puede estar con los que quiera pero Orys no. ¡Pues toma castaña! Jajajajaja. Mujer dominante tenía que ser xD

    Como han dicho en otros comentarios, me ha recordado un poco a Cersei, lo cual me gusta porque hace que el personaje sea entretenido (a parte de que está loca). Y por otra parte hace que la odie más, jijiji.

    En definitiva, me encanta que Orys esté coladito por su reciente esposa y que la haya tratado como se debía y no como hicieron los cobardes de Bastión, que la entregaron como a un juguete. Ahora los Baratheon tienen poder, yeah! #BeBaratheon

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Visenya crazy mola mucho jajaja Yo me lo paso pipa escribiendo sobre ella jaja

      Orys está siendo un caballero con Argella...dadas las circunstancias

      #BeBaratheon!!!

      Gracias por comentar ^^

      Eliminar
    2. Sí bueno, si no tuviera la oportunidad de tener Bastión a lo mejor le hubiera dado igual.

      Pero está claro que le hace tilín su nueva compañía, porque con el ejército que tiene podría haberse cogido a Argella como dama de compañía y conquistar Bastión sin despeinarse xDDD

      Eliminar
    3. Está claro que Orys quería una posición de poder, más de la que tiene siendo la mano derecha de Aegon. Y Bastión de Tormentas es una tierra rica y la ha aceptado sin dudarlo.

      No ha arrasado Tormenta, porque en el fundo quiere que el pueblo lo quiera ^^

      Eliminar
  5. Visenya muy dura, pero no soporta ver a Orys con otra. una lección para ella. Al final va a tener corazón y realmen te ama a Orys, o es simplemente que no soporta que la rechacen?. buen capitulo como siempre Maria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por comentar ^^

      Veremos que pasa xD

      Eliminar
  6. Ay la Visenya los cojonazos que tiene!!!!! Jajaja. Esta es de las que no olvida que la rechazaron, se va a vengar a la que pueda. Me ha gustado MUCHO y el hecho de que no permitiera la ceremonia de encamamiento MÁS AÚN. Muchas gracias por escribirlo y por avisarme. Espero el próximo con ganas. Muakkkkkk :)))))

    Cristina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por comentar ^^ Espero poder actualizar pronto ^^

      Eliminar
  7. ¿No van a haber mas capítulos? :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola. Sí. Disculpad el parón. He estado liada con otras cosas y no he podido actualizar. Pero hoy hay nuevo capítulo. Saludos ^^

      Eliminar